El nacimiento de la bebida “Cuba Libre”

La Cuba libre parece haber nacido en la capital de la Isla, La Habana,  en el contexto de la guerra entre Estados Unidos de Norteamérica y España. Esta guerra -que tiene sus fundamentos en la intervención norteamericana para ayudar a Cuba a dejar de ser una colonia española para convertirse en una república autónoma por medio de su liberación-, independientemente de sus muy variados trasfondos políticos, juntó la cultura de los cubanos con la de los soldados estadounidenses que llegaban a apoyar a las fuerzas nacionales independentistas.

Como hemos visto, el ron ya era parte imprescindible de la cultura del cubano, y con las tropas americanas llegan, entre otras muchas cosas y productos alimenticios,  las bebidas gaseosas y particularmente el refresco de cola, cuya marca más añeja ya todos conocemos. La importación de esta bebida comienza inmediatamente a gran escala y el  pueblo cubano la integra rápidamente a su cultura.

Se cuenta que la bebida como tal, nació durante una noche que el capitán de un pelotón estadounidense en descanso decidió ir a tomar un trago en un bar céntrico de La Habana. Al llegar, le pidió al camarero que le sirviera dos onzas de ron Bacardí con hielo y refresco de cola. El lugar estaba lleno de soldados de independentistas cubanos, que de inmediato sintieron curiosidad por la bebida. Se dice que el camarero vio una buena oportunidad de negocio y le invitó a todos los presentes una ronda de la misma. El emblemático nombre de este trago se pronuncia por vez primera cuando, al recibir su bebida, uno de soldados cubanos se levanta y a viva voz declara ¡Por  Cuba libre!, que se convierte a su vez en brindis y en grito de guerra de las tropas cubanas antes de lanzarse al ataque de los españoles.

 

Preparación y variantes de la Cuba Libre

Esta bebida, es considerada por algunos una de las más importantes en el mundo entero, ya que virtualmente se sirve en cada continente del planeta y en todos es muy socorrida. En España es llamada “cubata” y en México simplemente “cuba”, aunque n la mayoría de los países se pide tal cual como “cubalibre”. La base consta de una o dos onzas  (dependiendo de qué tan cargada se desee) de ron blanco en un vaso ancho, que posteriormente se llena con hielos hasta el tope. A esto se añaden unas gotas de limón y se adorna con una rodajita del mismo en el borde del  vaso.

Se puede preparar con ron color ámbar, que es más añejado, más dulce y un poco más fuerte, y se puede sustituir el limón con lima o con cualquier otro cítrico. Sin importar cómo se prepare, esta bebida está llena de tradición y de historia.