Según varios sitios web relacionados con Hemingway y el Mojito, la bebida favorita del escritor americano Ernest Hemingway era el mojito cubano. Algunos afirman que él es el que hizo populares los mojitos. Se cree que esto se basa en gran medida en una campaña de marketing del bar de La Habana donde los bebía, junto con una probable inscripción manuscrita falsificada en la pared del bar que profesa el amor del autor por la bebida. 

El mojito, sin embargo, es una bebida dulce a base de ron y en realidad contraria a la preferencia de Hemingway por las bebidas alcohólicas secas. Además, la inscripción en el bar, La Bodeguita del Medio, es probablemente una falsificación, según un experto en escritura consultado por un historiador de Hemingway entrevistado para el sitio web en el que esta información fue presentada. También hay que recordar que Hemingway sufrió de diabetes en sus últimos años, por lo que evitó las bebidas azucaradas. 

La inscripción en la pared del bar Havana, escrita en un trozo de papel de carnicero ahora enmarcado, dice "Mi Mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita".

Esa pequeña inscripción, acompañada en el bar de un cartel colgante que dice "firmado por Hemingway", lanzó un torrente de rumores de que la bebida era la favorita de Hemingway e hizo que "La Bodeguita" ganara mucho dinero de los turistas que acudían a ella, que querían probar la "bebida favorita" del famoso autor.

El mojito en sí es una de las bebidas más antiguas de Cuba.  La palabra "mojo" es africana y significa "colocar un pequeño hechizo".  La conocida compañía de ron Havana Club remonta sus raíces a 1586, cuando el explorador Francis Drake y sus piratas intentaron sin éxito saquear La Habana por su oro.