El origen del Ron en las Antillas

La palabra ron tiene su origen en el nombre que le dieron los primeros colonos Ingleses “Rumbillion”, que significa alharaca o desenfreno  (lo cual definía bastante bien los efectos del abuso en su consumo). Posteriormente, se le denominaba simplemente “rum”, y de su castellanización nace su nombre actual.

El Ron es una bebida  que tuvo  su auge después de la colonización de Las Antillas, a raíz de la introducción de la caña de azúcar por los españoles. Cuba es también conocida como la Isla del Ron. El Ron viene del aguardiente añejado o tafia, su antepasado, que los  marinos y piratas ya conocían. Inicialmente, este proceso se hacía en grandes jarrones de barro que se enterraban en la tierra, y posteriormente se comenzó a utilizar el alambique de cobre

Los españoles usaban el ron como producto de intercambio con el resto de América y con África,  y fue una importante fuente económica de toda la zona antillana. Ya a partir del siglo XVII, la demanda de ron por el resto de las colonias europeas en América y por la misma Europa era tan alta que comenzaron a establecerse destilerías por todo el continente.

El Ron comienza a exportarse a Europa, y como en un principio era demasiado fuerte para los paladares europeos, se vuelve minucioso su proceso de destilación y se refina cada vez más.

           

Proceso de destilación del Ron

El ron encuentra su materia  prima en la caña de azúcar, y aunque ésta se siembra en numerosos países, es en Cuba donde se produce uno de los rones más especiales del mundo. Esto se debe, al igual que con el café y el tabaco, a que la geografía y el suelo de la isla propician que la planta de la caña crezca con una calidad excepcional. Así mismo, Cuba no sólo cuenta con expertos torcedores de puro que son reconocidos a nivel internacional; también sus maestros “roneros” son consultados por expertos del ramo en todo el mundo.

El ron se obtiene de la fermentación  y la posterior destilación de la melaza extraída de la caña de azúcar. En primer lugar, se utilizan levaduras  especiales para que comiencen a fermentar el jugo de caña. Este proceso tarda aproximadamente una semana  y resulta en aguardiente. Este se coloca en barriles de madera que se dejan añejar por espacio de cuatro o cinco años.  El ron se clasifica en blanco, que es de sabor suave  y seco, y en ron color ámbar, que es más dulce y añejado.

 

Importancia del Ron en la cultura cubana

Pasando el siglo XVII, el ron se convirtió en una fuerte entrada económica para Cuba. Para el siglo XIX la isla ya contaba con más de mil destilerías, que muchas veces se encontraban dentro o cerca de los mismos ingenios de caña de azúcar.

Es todo un símbolo de identidad cubana y no solamente se utiliza en sin fin de cocteles (desde luego, sólo también es muy socorrido) si no que es parte importante de la gastronomía de la isla al integrarse en diversas recetas tradicionales.

El famoso Ron Bacardí, ícono mundial de esta bebida, previene ni más ni menos que de cuba, pero actualmente tiene su sede en Puerto Rico. Se cuenta también que al escritor Ernest Hemingway, que pasó muchos años en la isla,  le encantaba el daiquiri, hecho con ron blanco, limón, azúcar y hielo.