La caña de azúcar y su historia

El azúcar es un hidrato de carbono cristalizado y blanco  derivado de la caña, que sirve para endulzar alimentos. También puede usarse para conservar alimentos dulces.

La caña de azúcar es una planta que la humanidad conoce desde tiempos inmemoriales. Es presuntamente originaria del valle de la India o de Nueva Guinea. La caña de azúcar llega a Europa por medio de los árabes que ya la utilizaban.  Existen registros de su uso desde el antiguo Egipto.  Su principal cualidad es su alto contenido en azúcar y la facilidad de extracción de la misma, que puedes ser usada para producir distintos derivados cuyo producto final es el azúcar refinada y blanca. Los españoles introducen la caña de azúcar en cuba.

A nivel histórico, el sector económico principal en Cuba  y en diversos países de Caribe ha sido la industria azucarera. Como dato curioso, el plátano también se cultivaba en los ingenios pues además de alimentar a los esclavos, se usaban sus hojas para tapar las hormas de las zafras de azúcar. 

 

Historia del cultivo de caña de azúcar en Cuba

La caña de azúcar llega  cuba con el conquistador Diego Velázquez, convirtiéndose su siembra y la posterior extracción de guarapo y azúcar, en una actividad común de los primeros colonos y en uno de los principales objetos de trueque y economía.  El medio utilizado era el prensamiento de la caña en molinos de hierro denominados “trapiches”.

El trapiche es un molino de hierro utilizado para extraer el jugo de la caña. Primero se extrae el jugo de la caña en molinos especializados,  el residual es llamado bagazo, y era comúnmente usado como combustible en las mismas calderas de los ingenios, aprovechándose así toda la planta. El jugo de este proceso, verde y acido, se clarifica con cal y calor. El agua se evapora y el remanente es la melaza. La melaza pasa por otros procesos de evaporación hasta que se cristaliza y atraviesa diversos procedimientos de refinamiento.

El primer trapiche de caña de azúcar en Cuba se construye a finales del siglo XVI en La Habana. Como se daba muy bien la planta, durante el siglo siguiente se siguen construyendo hasta que  a finales del siglo funcionaban más de cincuenta de estos molinos.

Sin embargo,  Cuba en esa época no era el productor principal de azúcar, si no la isla de Haití. Lo que incrementa la producción de azúcar en Cuba es la toma de La Habana por los ingleses a mediados del año mil setecientos y la apertura del comercio cubano a las colonias inglesas. Posteriormente los españoles retoman el control de la capital pero emiten decretos que promueven la producción azucarera.  Así mismo, la revolución independentista de Haití hace que se paralice su producción azucarera, lo que convierte a su vecina Cuba en la principal productora. En un año cuba podía producir la enorme cantidad de 6 mil toneladas de azúcar, con producción dividida en más de cinco mil trapiches.

A principios del siglo XIX inicia la época de oro del azúcar en Cuba con la introducción de la máquina de vapor. Para finales de ese siglo, Cuba producía cerca de 100 mil toneladas de azúcar anuales y contaba con más de mil ingenios.  Finamente, la introducción tecnológica de la máquina de vapor termina de convertir a Cuba en productor mundial de azúcar.

 

Importancia del cultivo de caña de azúcar en Cuba

Para el inicio del siglo XX, Cuba exportaba al mundo cerca de cinco millones de toneladas de azúcar. La mayor parte de la industria azucarera la manejaron los extranjeros, pero cuando llega la etapa socialista,  se expropian muchos ingenios  y más de la mitad de la producción azucarera se comienza a producir en fábricas centrales que pertenecían al Estado.

La industria del azúcar fue uno de los pilares económicos en los que se basó la revolución cubana.  Y pasó a segundo plano en la economía cubana sólo hasta que se decidió dar prioridad al turismo a principios del siglo XXI. No obstante, para la década de los noventa,  Cuba ya importaba cerca de diez millones de toneladas de azúcar a los países de régimen comunista.

En 1960 Cuba deja de exportar azúcar a Estados Unidos -que aplica un bloqueo económico-  y comienza  exportarla a la unión soviética -que apoya a Cuba con máquinas de mecanización agro industrial- . Cuando la Unión Soviética desaparece y deja de comprar el azúcar a Cuba, viene una crisis económica, lo que hace que el mercado del azúcar se desplome y deba abrirse a los mercados globales, por lo que las empresas estatales cañeras se convierten en cooperativas.