Su origen proviene de la batalla de Alcoy, que tuvo lugar en el año 1276 entre los alcoyanos y las tropas de caudillo musulmán al-azraq a las puertas de la cuidad de alicantina. La leyenda cuenta que san Jorge apareció a lomo de un caballo y fue quien decanto la batalla hacia el bando cristiano, por ese mismo motivo se celebra en las fechas cercanas a su onomástica ya que es el patrón de esta fiesta.

El nombre de moros y cristianos viene de tiempos históricos y culturales.

Moro es la forma en la que los españoles llamaban a los habitantes en pueblos árabes. Los árabes dominaron el territorio que actualmente se conoce como España.

Con la llegada de los españoles llego el cereal más famoso de todo Latinoamérica que es el arroz que cambio la gastronomía española y se convirtió en uno de los platos que más lo identifican mundialmente.

Tras muchas contiendas los cristianos lograron que los moros se vayan y pudieron reconquistar su territorio. De aquí es que adaptaron el nombre “moros y cristianos”, muy conocido en cuba como “arroz moro” lo cual es una comida típica y muy apreciada por los cubanos y que su nombre nos remonta a los tiempos de dominación entre los árabes y españoles.